Noticias
Fecha: ene 1 2012


El acto oficial de la celebración del vigésimo aniversario de los Acuerdos de Paz se llevará a cabo hoy en el lugar en que ocurrió la peor masacre del conflicto armado de los años ochenta.

Fernando Romero

El Gobierno de la República conmemora hoy el aniversario número 20 de la firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador, que puso fin a un conflicto armado que duró 12 años, entre 1980 y 1992, y que se cobró las vidas de alrededor de 100,000 personas, entre víctimas civiles, militares y guerrilleros.

El lugar de la celebración de este vigésimo aniversario es el caserío El Mozote del municipio de Meanguera, en Morazán. Allí, el 11 de diciembre de 1981, miembros del Ejército estuvieron involucrados en la masacre de cientos de personas civiles.

El presidente de la República, Mauricio Funes, aseguró en la víspera que la de El Mozote se trata de la “mayor masacre” que se cometió no solo en El Salvador, sino en la historia de Latinoamérica.

Funes dijo el viernes pasado: “Iré a cumplir el compromiso que asumí con las comunidades de El Mozote y de la zona, hace un mes aproximadamente, cuando me reuní con ellos en Casa Presidencial. Allí les dije que iría a El Mozote a dar mi mensaje de aniversario de los Acuerdos de Paz para que el pueblo salvadoreño sepa que se acabó el tiempo en que se pretende tapar el sol con un dedo”.

Y agregó: “Se acabó el tiempo en que se niegan los hechos aberrantes, se acabó el tiempo en que se ocultaba a las nuevas generaciones la verdad y se negaba al pueblo la justicia. Se acabó el tiempo en el que los gobernantes, después de los Acuerdos de Paz, no han tenido la altura humana y política de pedir perdón a las víctimas del pasado conflicto”.

El mandatario, además de presidir el acto oficial de conmemoración de los Acuerdos de Paz, pedirá perdón a las familias de las víctimas y población de El Mozote, en nombre del Gobierno, por la masacre cometida por miembros de la Fuerza Armada a inicios de la guerra.

La actividad en El Mozote, según el canciller de la República, Hugo Martínez, “reviste un simbolismo no solo para la época de la posguerra, sino también para la reconciliación, para la dignificación y el desagravio a las víctimas y a los familiares de las víctimas de esta masacre”.

El 11 de diciembre pasado, la cancillería, en compañía de una representación de Naciones Unidas y de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), estuvo en El Mozote para conmemorar, con la población, a las víctimas civiles de aquella masacre, justo 30 años después del genocidio.

Perdón.  El presidente Funes pedirá perdón de parte del Gobierno por las víctimas de El Mozote a manos del Ejército salvadoreño.  Foto de LA PRENSA/Archivo

Perdón. El presidente Funes pedirá perdón de parte del Gobierno por las víctimas de El Mozote a manos del Ejército salvadoreño. Foto de LA PRENSA/Archivo

En esa ocasión, el canciller Martínez valoró que “la ceguera del Estado” fue la que provocó la masacre en El Mozote.

 

Mensajes por separado

Protagonistas del conflicto armado y de los Acuerdos de Paz, que se firmaron el 16 de enero de 1992 en Chapultepec, México, publican este día sus mensajes conmemorativos a la firma de la paz y al fin de la guerra salvadoreña.

El partido ARENA publica hoy en este periódico el mensaje: “Ya hemos demostrado que cuando nos unimos tenemos la capacidad para hacer posibles las cosas que parecen imposibles. Hace más de 20 años, en las elecciones presidenciales de 1989, ARENA se comprometió con el pueblo salvadoreño a lograr la paz. Y con el liderazgo del presidente Alfredo Cristiani el gran anhelo de la paz fue una realidad”.

La Fuerza Armada de El Salvador anuncia hoy que se une “al júbilo del pueblo salvadoreño” en este aniversario de los Acuerdos de Paz. La institución armada, en su mensaje, recuerda: “En el marco de los compromisos adquiridos que involucran a la institución, capítulo I del Acuerdo de Chapultepec, respecto a: principios doctrinarios, sistema educativo, depuración y reducción, superación de la impunidad, cuerpos de seguridad pública, servicios de inteligencia, batallones de infantería de reacción inmediata, subordinación al poder civil, entidades paramilitares, suspensión del reclutamiento forzoso, medidas preventivas y de promoción y reubicación y baja, reitera firmemente al pueblo salvadoreño que dichos compromisos han sido cumplidos en su totalidad, logro que no habría sido posible sin el concurso de la sociedad salvadoreña”.

 

Actividades en el aniversario

Luego del acto oficial de conmemoración de los 20 años de la firma de los Acuerdos de Paz, esta noche se celebrará la conferencia internacional “Acuerdos de Paz, logros y perspectivas”, en la que, según detalló la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia, se abordará la experiencia salvadoreña como un proceso exitoso de resolución de conflictos.

Sobre este tema, la responsable del diseño en 1992 del programa salvadoreño de posguerra “Bienes por armas”, Graciana del Castillo, quien en ese entonces fue oficial senior de la Oficina de Economía de la Secretaría de Naciones Unidas, señaló en un artículo reciente que El Salvador es un ejemplo de establecimiento de la paz –entendida como el cese de hostilidades entre los bandos—, ya que, aseguró, la vigilancia internacional al proceso de mantenimiento de la paz fue muy reducida y el país prácticamente caminó solo en su proceso de paz.

Sin embargo, esa independencia para lograr la institucionalidad democrática, según Del Castillo, no se tuvo que haber dado en el aspecto económico, ya que la ayuda internacional posguerra para desarrollar la economía y reducir la pobreza no se pudo obtener de forma total, por lo que las causas económicas y sociales que llevaron a la guerra siguen vigentes.

 

La calle a El Mozote

El Ministerio de Obras Públicas informó que la calle de acceso a El Mozote ya fue pavimentada, en un proyecto conjunto con la Alcaldía de Meanguera. El ministerio omitió asegurar que la intervención de la calle se debe al evento que se celebra hoy y se apoyó en que la pavimentación responde a los problemas de “salud” que traía a los habitantes el polvo del camino.

Dos décadas de paz